martes, 13 de mayo de 2014

Plan Director de las Fortificaciones I: Las ermitas de la alcazaba

Durante unos días, y conforme se vaya dando a conocer el tan mencionado Plan Director de las Fortificaciones de Badajoz, intentaré desgranarlo para explicarlo claramente, y arrojar mis opiniones al respecto.

Y he decidido empezar por la alcazaba y, en concreto, sus ermitas. En una noticia que publicaba El Periódico Extremadura el pasado 25 de abril, se hablaba del uso hostelero que se pretende dar a estas ermitas. No es la primera vez que se comenta esto, y quienes conocen las intenciones del consistorio local, saben de sobra que hace ya tiempo se está hablando de ello, para dotar de vida el recinto de la Alcazaba.

Pero antes de nada, veamos cuáles son y donde se encuentran esas ermitas. En la alcazaba, actualmente, se pueden observar con total facilidad, a parte de la Torre de Santa María que formaría parte de la primitiva catedral de Badajoz (actualmente integrada en la Facultad de Biblioteconomía), los restos de tres iglesias o ermitas: La ermita de  Nuestra Señora del Rosario, la iglesia de Nuestra Señora de la Consolación, y la iglesia de Santa María de Calatrava, o de Los Freires. En la imagen a continuación puede verse la ubicación de cada una:



Estas iglesias y ermitas se encuentran en estado de ruina, aunque sus restos son perfectamente apreciables, y se sabe como fueron en su día.

Actualmente, pueden verse in-situ restos de tumbas, columnas, pila bautismal, suelos originales... etc. Veamos por partes cada una de ellas:


1. Ermita del Rosario

Originaria del s. XV, fue utilizada como polvorín durante la Guerra de la Independencia, quedando semidestruida.


Ermita del Rosario. FUENTE: monumentosdebadajoz.es

Junto a esta ermita, se encuentra una torre que contiene relieves y restos de un altar, y que sería aprovechada como parte de la ermita, aunque se cree que sería una torre de la antigua alcazaba.


2. Iglesia de la Consolación

Esta iglesia contó con hospedería, y aún pueden observarse entre sus restos, pinturas, nichos... en lamentable estado. Destaca en ella un arco de entrada de ladrillo, de estilo mudéjar, y se cree que fue levantada sobre otra construcción anterior.


Arco de entrada a la hospedería de la Iglesia de la Consolación
FUENTE: 
monumentosdebadajoz.es

3. Iglesia de Santa María de Calatrava (o de los Freires):

Junto al antiguo pabellón de autopsias del hospital militar, al aljibe y a la Facultad de Comunicación y Documentación actual, se encuentran los restos de esta iglesia edificada tras la conquista cristiana de Badajoz. Pueden verse aún in-situ restos de columnas, una pila bautismal, suelo original,...


Restos de la Iglesia de Sta. María de Calatrava
FUENTE: 
monumentosdebadajoz.es


A pesar de que Badajoz nunca perteneció a ninguna orden religioso-militar, se dejaron edificar iglesias de todas las órdenes. Que yo conozca, estaba ésta, perteneciente a la Orden de Calatrava, y la Iglesia de las Lágrimas, perteneciente a la Orden de Santiago, aunque seguro que la de Alcántara también tendría la suya, cosa que posiblemente alguno de los que me leéis podréis corroborar.

De hecho, se conoce perfectamente el lugar donde estuvo ubicada esta iglesia, y seguramente se hayan podido encontrar restos en las distintas catas realizadas en el recinto de la Alcazaba con motivo de las recientes rehabilitaciones.


Imagen de cómo sería la antigua Iglesia de Santiago o de las Lágrimas
FUENTE: Badajoz. Historia a través de sus monumentos

Vistas las ermitas e iglesias conocidas en el interior de la Alcazaba, a la que hay que añadir, por supuesto, la antigua Catedral de Santa María, que anteriormente fue mezquita, y de la que hablaré en un futuro, es lógico apelar a las autoridades de Badajoz y del Gobierno de Extremadura para que dichos restos y todo el conjunto monumental se traten como la lógica dicta y como merecen.

Como ya explicaba en otro artículo de mi blog, quedan muchos restos por descubrir bajo la tierra de relleno del recinto de la Alcazaba, y más aún posiblemente fuera de ésta (como el barrio de San Salvador). Rehabilitar construcciones para darle uso inmediato, supone dar vida a la zona, pero nos priva de que se haga lo que se tiene que hacer, que es seguir excavando y descubriendo restos, pues es la única manera que tenemos de conocer perfectamente nuestra historia, nuestros orígenes y conocernos en definitiva a nosotros mismos.

Pero además, poner en valor la ciudad enterrada bajo la Alcazaba supondría poner a Badajoz en el mapa de los lugares turísticos más importantes de España, siendo este uno de los yacimientos más grandes e importantes de todo el país, y del que queda todo por descubrir.

Sígueme en Twitter: @JACasablanca

viernes, 9 de mayo de 2014

#FuerzaMonterrubio

No soy de Monterrubio de la Serena. Ni siquiera lo he visitado nunca, a pesar de la cantidad de municipios que conozco en la región.

Sin embargo, desde hace ya casi una década, me une un sentimiento muy especial por este pueblo, pues es el de algunas de las personas qué más aprecio en mi círculo de amistades y compañeros de trabajo.

Quizá sea por este motivo por el que siento tan profundamente la pérdida de estos cinco chicos que anoche se dejaban la vida en un trágico accidente, en el que el microbus en que viajaban los chavales de un equipo de fútbol de Monterrubio de la Serena, volcaba al evitar chocar contra una máquina cosechadora entre Castuera y Puerto Hurraco.

A veces, la vida es así de cruel, capaz de darnos lo mejor y, acto seguido, quitárnoslo.

Sin duda alguna, el dolor más grande que he sufrido yo fue la muerte de mi padre. Hasta ahora, no encuentro nada comparable. Imposible imaginar lo que sería la muerte de un hijo, y más en estas repentinas circunstancias. Dudo yo que pueda haber algo peor en la vida.

Por eso, desde mi blog, quiero dar todo mi apoyo moral, toda mi fuerza, todo mi cariño y mi más sentido pésame a las familias implicadas, y a todo el pueblo de Monterrubio de la Serena. Vuestro dolor es mi dolor. Fuerza.



Sígueme en Twitter: @JACasablanca