miércoles, 26 de febrero de 2014

Un llamamiento desde el mundo del carnaval

Estos días, como todos sabéis, estamos pendientes del comienzo de una de las fiestas con más tirón en muchos municipios de la región, los Carnavales. En Badajoz, éstos comienzan varias semanas antes, con la fiesta de “Las Candelas” de Santa Marina y la quema del Marimanta, y siguen durante semanas programándose actividades que tienen su culmen en el Concurso Oficial de Murgas.

Durante las dos semanas que dura el concurso, quienes tenemos el privilegio y la suerte de poder disfrutarlo a diario, podemos ser testigos en primera persona de la gran capacidad tanto de composición musical como de escritura que tienen las murgas pacenses. Este año, y como es habitual, hemos tenido el gustazo de escuchar a varias murgas cantar a Badajoz, desde diversos puntos de vista, pero especialmente críticos con los políticos de la ciudad.

Me gustaría llamar la atención sobre un pasodoble cantado el pasado martes por la murga Al Maridi, dirigido al alcalde, en el que  le instaban a pasar sin pena ni gloria durante el tiempo que dure su mandato, o bien espabilar y pasar a la historia de la ciudad como un gran alcalde. Y aquí es donde quería llegar.

En los últimos años, se están sucediendo en Badajoz diferentes hechos que alzan la voz de determinados colectivos defensores de patrimonio, que vienen a defender, con más o menos criterio, el patrimonio de la ciudad como un bien inalterable y que debe ser potenciado. Ello ha llevado a estos colectivos a enfrentarse con la administración por causas como el cubo de Biblioteconomía, la rehabilitación del Fuerte de San Cristóbal, el Palacio de Congresos, la reforma del Puente de Palmas y algunas obras más.

La respuesta desde el consistorio pacense a estas denuncias no siempre es constructiva, sino que en determinadas ocasiones, posiblemente por mal asesoramiento o por enquistamiento de las opiniones, acaban poniéndose a la defensiva, cerrando la vía del diálogo y actuando en base a su criterio sin lograr el consenso con los colectivos que, de forma altruista, luchan por el patrimonio.

La última batalla en este sentido viene motivada por la instalación de nuevos toldos en la Plaza de España, toldos que presentan muchos inconvenientes y poco beneficio. En primer lugar, su instalación es demasiado alta, lo que imposibilitará disfrutar de sombra bajo los mismos durante los meses de calor en las horas en que el sol luce más alto y, por tanto, más falta hacen. Este motivo, por sí solo, ya sería suficiente para cambiar el proyecto.


Pero no es el único. Su instalación se hace mediante una serie de cables que, aunque se retiren las lonas, quedarán perennes, afeando la imagen de San Juan, uno de los lugares más emblemáticos y turísticos de la ciudad. A partir de este momento, quien quiera fotografiar la torre de la Catedral, por ejemplo, puede encontrarse con estos cables de bruces, lo que sin duda es perjudicial para nuestra imagen.

Instantánea de la torre de la Catedral con el cableado de los toldos

No obstante, el mayor impacto visual será causado cuando los toldos estén instalados, impidiendo la visión de las preciosas fachadas que decoran la Plaza de España, como la del edificio de Forum Filatélico (Grupo Albatros) o la casa de los Álvarez-Buiza, sede del Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitéctos Técnicos de Badajoz, último colectivo en alzar la voz ante la inminente instalación de estos toldos.


Por tanto, termino el artículo como lo empecé, volviendo a hacer alusión a ese pasodoble de la murga Al Maridi, instando al alcalde, así como a todo el equipo de gobierno en el consistorio, a estar a la altura de las circunstancias, del lado de quienes defienden, insisto, de forma altruista, el patrimonio de la ciudad heredado por nuestros antepasados, y logrando así pasar a la historia, y no hacerlo sin pena ni gloria.


Sígueme en Twitter: @JACasablanca

jueves, 6 de febrero de 2014

La importancia del Fuerte de San Cristóbal

Si hace unos días quise hablar del Fuerte de San Cristóbal y de su rehabilitación, hoy me gustaría dedicar este post a explicar la importancia de este fuerte en las defensas de Badajoz, y los motivos por los que jamás cayó en manos del enemigo.

El Fuerte de San Cristóbal, denominado así por situarse en el alto del cerro de mismo nombre, es una construcción del siglo XVII, siendo la primera del "sistema abaluartado" de Badajoz(1).


Infografía del Fuerte de San Cristóbal. FUENTE: Real Sociedad Amigos del País

Se construyó durante la Guerra con Portugal (1640-1668), y tenía capacidad para alojar 12 cañones y hasta 300 fusileros.

Los elementos propios de una defensa de este tipo se muestra en la imagen y los explico brevemente a continuación:




  • Glacis: Breve elevación del terreno antes de llegar al recinto, que dificulta su visibilidad y la línea de tiro desde lejos.
  • Camino cubierto: Un murete hacía que, tras él, los soldados defensores pudiesen transitar sin ser vistos por el enemigo, ni alcanzados por su munición. Normalmente, disponían de un murete de menor tamaño sobre el que subirse para disparar con fusiles.
  • Foso: Excavación bajo los muros de la fortificación, cuya finalidad era la de dificultar al enemigo el acceso, aumentando la distancia hasta la misma, y poniendo difícil el acceso mediante escalas.
  • Escarpa: Parte de la fortificación que mira hacia el enemigo.
  • Contraescarpa: Al otro lado del foso y opuesta a la escarpa.
  • Baluarte: Saliente de la fortificación, normalmente con forma pentagonal, cuya finalidad era múltiple: dar fortaleza a la estructura, disponer de varias líneas de tiro, aproximación a las líneas enemigas y defensa de las cortinas.
  • Cortina: Muro de la fortificación entre dos baluartes.
  • Cañoneras: Hendiduras realizadas en los muros y baluartes para la colocación de artillería.
  • Revellín: Saliente (normalmente en forma triangular) para proteger la cortina del alcance de la artillería.
  • Poterna: Zona para salida y entrada de la infantería sin ser vistos por el enemigo.
El Fuerte de San Cristóbal constituía una parte esencial del sistema defensivo de Badajoz, que además contaba con otras fortificaciones, como la Alcazaba, el recinto abaluartado, el Puente de Palmas y su hornabeque, revellines(2), Fuerte de la Picuriña y Fuerte de Pardaleras.


El fuerte constituía una defensa primordial de la ciudad hacia las líneas portuguesas. Su parte más "resistente", es decir, la zona donde se encontraban baluartes, revellín, cañones, etc. es la que miraba a Portugal, para defender la ciudad del país vecino.

El fuerte -estado actual- visto desde donde lo vería el enemigo (con la ciudad al fondo).
FOTO: Santi García Villegas para "El Periódico Extremadura"

Por el contrario, la parte que daba a Badajoz era la zona más débil, lo cual tenía una doble finalidad:
  • Ahorro de costes, ya que no era necesario defender tanto esa zona, pues el fuerte estaba diseñado para proteger Badajoz, y no para ser atacado por la ciudad.
  • En caso de ser tomado por el enemigo, se bombardearía el fuerte desde las baterías de la alcazaba, por lo que era necesario que esa zona no fuese resistente.
Vistas del Fuerte desde la Alcazaba (antes de ambas rehabilitaciones). FOTO: Sigue las huellas

Además, el fuerte no solamente estaba defendido por las baterías de la Alcazaba. Los franceses, tras la toma de Badajoz en 1811, gobernados por Philippon, edificaron una defensa sobre el Fuerte de San Cristóbal, de manera que sirviese de protección al fuerte antes de ser tomado. Recibió el nombre de luneta Werlé en honor al general francés Francois Jean Werlé, muerto el año anterior durante la Batalla de La Albuera(3).

Fantástica imagen del Fuerte de San Cristóbal y la Luneta Werlé, tomada desde globo en 1914.
Existía también un camino cubierto que iba desde el Fuerte hasta el Hornabeque del puente (Puerta de San Vicente) por el que transitaban los soldados entre las dos fortificaciones sin ser vistos por el enemigo, como puede verse en la imagen anterior.

De esta manera, entre las baterías de la Alcazaba, el hornabeque del puente y la Luneta Werlé como elementos artificiales, y con los ríos Guadiana y Gévora como elementos naturales, el Fuerte de San Cristóbal quedaba perfectamente defendido.

Aún en el caso de haber caído en manos del enemigo, para tomar la ciudad desde Portugal, éste habría tenido que hacerse con el hornabeque y, posteriormente, cruzar a nado el Guadiana, ya que en caso de caer el hornabeque, el Puente de Palmas sería derribado desde las baterías de la alcazaba y las demás dispuestas en torno a la Puerta de Palmas, cosa que se antojaba imposible.


Por tales motivos, las tomas de Badajoz de 1811 (por los franceses) y 1812 (por los ingleses) se llevaron a cabo desde lugares diferentes.

Con este post espero haber mostrado la importancia de algunos elementos esenciales en nuestro sistema defensivo.


(1) Sistema abaluartado: Se llama así al sistema defensivo de murallas, perfeccionado a raíz de la incorporación de la artillería a la guerra, proporcionando a través de baluartes y otros elementos defensivos una mayor estabilidad y resistencia a los ataques del enemigo.

(2) Hoy en día, tan solo quedan en pie el revellín de San Roque, recientemente inaugurado como Albergue Juvenil, y el Revellín de San Vicente, donde se encuentra el Auditorio Ricardo Carapeto (Parque Infantil) aunque hubo otros muchos, uno entre cada dos baluartes.

(3) Miguel Ángel García García, en su blog, explica perfectamente la existencia de la Luneta Werlé.


Sígueme en Twitter: @JACasablanca

miércoles, 5 de febrero de 2014

Vídeo de #Badajoz en 1929

Con motivo de la Exposición Iberoamericana que tuvo lugar en Sevilla en el año 1.929, se grabó el vídeo que adjunto a continuación, como cabeza de partido en Extremadura (es decir, cuando Badajoz era la capital de Extremadura, antes de que el denostado Estado de las Autonomías, que tanto mal ha traído a nuestra ciudad, se llevase la capital a Mérida.

Sin duda, durante estos años, Badajoz ha cambiado a mejor, especialmente en los últimos 20 años, pero cuánto más habría mejorado de haber seguido manteniéndose aquí la capital, y cuánto habríamos crecido.


Gracias a Manuel Pedrero por compartir tan impresionante documento.

Sígueme en Twitter: @JACasablanca

lunes, 3 de febrero de 2014

La inauguración del Fuerte de San Cristóbal

Mucho se ha escrito ya sobre la restauración de este monumento, y apenas puedo aportar ya nada que no se haya dicho. Es más, aportar en este caso puede ser contraproducente, pues la obra de rehabilitación del citado monumento no ha dejado de ser objeto de críticas y defensas a ultranza desde que se proyectase.

Por tanto, lo único que puedo aportar es mi humilde opinión al respecto. Humilde y no tan formada como la de mucha gente que está tanto a favor como en contra de la rehabilitación efectuada. Pero como individuo, no obstante, tengo opinión y, además, libertad para expresarla, y quiero ejercer ese derecho.

De esta obra de rehabilitación puedo decir que tiene, sin duda, aspectos positivos, muy positivos, y otros no tanto.

En el lado bueno de la balanza, tenemos sobre todo el haber recuperado, por fin, uno de los pocos monumentos que quedaba abandonado a su -cruel- destino. Esta construcción del siglo XVII fue una fortaleza esencial en la defensa de la ciudad, y gracias a la rehabilitación efectuada, podremos contemplarla por fin en todo su esplendor. No hallaremos mejor instrumento pedagógico en todo Badajoz donde aprender en qué consiste una "contraescarpa", qué es un "baluarte" o un "foso", a qué se denomina "cortina" en una fortificación, o dónde se sitúa un "revellín" y por qué.


Vista aérea del Fuerte de San Cristóbal tras la rehabilitación. FOTO: Santi García Villegas

Todos esos elementos defensivos están perfectamente expuestos tras su rehabilitación, y explicados en la museografía instalada en el mismo. También el papel empleado en la defensa de Badajoz, por qué su ubicación en ese cerro, y qué otros elementos servían de de defensas auxiliares al mismo, como la desaparecida "Luneta de Werlé".

También hay una parte negativa, que ha sido la causante de la discordia. Y es que, para poder dar uso -rentable- al monumento, se ha decidido eliminar las cubiertas de sus edificios interiores, y uno de ellos demolerlo por completo, para poder sustituirlos por un edificio de acero y cristal, con una cubierta transitable de hormigón y césped.

Vaya por delante que la obra ha contado con el visto bueno de los técnicos de la administración y la Comisión de Patrimonio, con el descontento de algunas asociaciones como Amigos de Badajoz o la Asociación Cívica Ciudad de Badajoz, precisamente por la alteración de los elementos del interior del fuerte, adaptando el monumento al uso, en lugar de adaptar el uso al monumento.


Explicación de cómo debería haber sido la rehabilitación, y cómo ha sido finalmente, según la Asociación Cívica Ciudad de Badajoz. FUENTE: Blog de la ACCB

Lo peor de esta actuación, sin duda, es la imposibilidad ya de recuperar esos elementos aniquilados, repitiéndose de nuevo nuestra historia. La historia de una ciudad que, en las últimas décadas, ha visto como el hombre, bien por desconocimiento, bien por falta de sensibilidad al patrimonio, bien por otros motivos que desconozco o que no tengo intención de nombrar, ha aniquilado y amputado partes esenciales de su patrimonio, como un baluarte completo, todos los elementos exteriores a la muralla, el interior de otros baluartes o varios fuertes (el de La Picuriña o el de Pardaleras, por ejemplo).


Estado del fuerte antes de la rehabilitación. Vista de Google Maps.
Incluso fue incluido en la "Lista Roja del Patrimonio" que realiza  la Asociacón "Hispania Nostra" 

Al final, nos acostumbraremos a ver y usar el fuerte tal y como ha quedado. No obstante, es una gran suerte, y más en los tiempos que corren, haber logrado la financiación para restaurar y poner en valor este fuerte, y ello es algo por lo que los pacenses debemos congratularnos, independientemente de que nos guste más o menos el resultado final.

Por mi parte, y a sabiendas de que las cosas se podrían (y deberían) haber hecho mejor de lo que se han hecho, creo que el resultado final es satisfactorio, a secas, e intentaré disfrutar de una parte de Badajoz que, por desgracia, hasta ahora no había podido disfrutar.

Por tal motivo, además, quiero felicitar a los responsables del monumento (Ayuntamiento de Badajoz y, especialmente, Concejalía de Turismo), pues van a posibilitarnos que, tras la inauguración de hoy, en la que hay jornada de puertas abiertas, podamos conocer este elemento de las defensas de la fronteriza ciudad tras rectificar la idea inicial de que el mismo permaneciese cerrado, permitiendo su apertura en horario de mañana y tarde los fines de semana, así como la posibilidad de organizar visitas guiadas los días de diario.



Sígueme en Twitter: @JACasablanca