miércoles, 26 de junio de 2013

Sobre el ferial de Caya y las posibles mejoras

Año tras año, por desgracia, al pasar la Feria de San Juan y hacer balance de la misma, vemos como se van perdiendo casetas, atracciones, afluencia de público, y cómo van aumentando las quejas de feriantes y empresarios.

Que a nadie le gusta tener que desplazarse varios kilómetros para ir a la feria es evidente, pero también lo es que en pleno siglo XXI no podemos seguir teniendo una feria del tamaño de la nuestra en pleno casco urbano.

Por tal motivo, hace algunos años ya el Ayuntamiento de Badajoz decidió embarcarse en el proyecto de construcción de un nuevo recinto ferial alejado de la población lo suficiente como para ser un recinto duradero y que aguantase el natural crecimiento de la ciudad.

Sin embargo, hay que afrontar que el modelo que durante bastantes años fue exitoso, actualmente se encuentra en leve, pero constante, decadencia. Es necesario acometer las mejoras posibles para lograr volver a atraer público a Caya y hacer que la ciudad entera se vuelque con el ferial.

Cartel de la Feria de San Juan 2013

Soy consciente del gran esfuerzo que hace el Ayuntamiento (y así lo reconocen feriantes y empresarios) por mejorar año a año las instalaciones y servicios del Ferial de Caya, lo que no quita que se puedan aportar nuevas ideas que logren, si es posible, mejorar lo que ya tenemos.

Evidentemente, no soy nadie para hacer un análisis de este tipo, ni para aportar mis ideas sobre el mismo, pero a pesar de ello, y pidiendo perdón de antemano por los posibles patinazos que pueda tener, voy a arriesgarme a hacerlo.


1. El transporte al ferial

El ferial se encuentra a varios kilómetros, y mucha gente no quiere coger el coche para llegar hasta allí. Por suerte, existe un espléndido servicio de autobuses que puede transportarnos hasta el ferial. Sin embargo, este servicio, bajo mi punto de vista, tiene un gran inconveniente: no es continuo.

Los días laborables y festivos, dura hasta las 5 de la mañana, y las vísperas de festivo, a las 7. Pero, ¿cuántos de vosotros, gente joven, no ha querido volver a casa después de esa hora? No voy a decir que sea una mayoría, porque exageraría seguro. Pero sí un número suficiente de personas (y hablo de miles) como para justificar un servicio ininterrumpido.

Actualmente, si una vez finalizado el servicio de autobús quieres volver a casa, te tocará hacerlo andando, salvo en el hipotético -y afortunado- caso de encontrar un taxi. Esa hora y pico andando, a esas horas, y tras una noche de diversión, se hace eterna. Lo sé porque ya lo he hecho en varias ocasiones.


2. No prohibir, pero sí incentivar

Los hosteleros que apostaron por la que entonces llamaron "Feria de Día" han ido ganando adeptos año tras año. Es cierto que lo que se ofrece en feria en los Bares del Casco Antiguo es prácticamente lo mismo que el resto del año, pero es difícil sucumbir ante la acumulación de gente en las proximidades de tu casa, de forma que, una vez concluida la fiesta, puedas volver en pocos minutos, y a pie.

Como además, año tras año se han ido haciendo más fuertes, ahora ya no sucumben a posibles presiones ni nada por el estilo, de forma que la manera de luchar contra el enemigo, si no puedes con él, es unirte.

¿Por qué no ofrecer alguna ventaja a esos hosteleros el resto del año a cambio de ayuda? ¿Por qué no casetas en el ferial por parte de estos hosteleros? Se me ocurren otras muchas fórmulas, como transporte continuo de autobuses o coches desde el Casco Antiguo hasta el ferial, descuentos en los bares del Casco Antiguo el resto del año si acuden al ferial durante los días de feria... Las posibilidades son infinitas. Solo hay que estrujarse el cerebro, innovar, y probar hasta que alguna medida dé resultado y contente a todo el mundo.

Portada del ferial. Cada año, los puestos se
acercan cada vez más, quedando encerrada


3. Y más sobre incentivos

Pensad qué ofrecen las casetas del ferial y qué los bares del Casco Antiguo, ponedlo en una balanza, y obtened resultados:


  • En el Casco Antiguo, comes buena cocina, en los bares y restaurantes de siempre, con muchísimo ambiente, y al precio que quieras, como cualquier otro sábado.
  • En el ferial, si quieres comer, tienes que concertar un menú con una caseta que, como mínimo, se te va a los 21 o 22 Euros. O eso, o una hamburguesa en un puesto.
  • En el Casco Antiguo, tras comer, te puedes tomar un buen café, e incluso acompañarlo de un buen postre.
  • En el ferial, tras comer, empiezas con las copas. No hay café.
  • En el Casco Antiguo, puedes tomarte una copa por 5 o 6 Euros, preparada, en vaso ancho o copa de balón, con un aperitivo, y escuchando música de todo tipo según el local al que vayas, pudiendo optar también por tomar algo sentado y charlando.
  • En el ferial, te tomas las copas por 5 Euros en vaso de tubo, los hielos se derriten en seguida, y sin aperitivo. A cambio, tienes animación en las casetas, pero determinados bares en el Casco Antiguo podrían tenerla también.
¿No creéis que los empresarios de las casetas del ferial pueden hacer más de lo que hacen por atraer público? Yo sí.



4. Un ferial geométricamente incómodo

La forma del ferial tiene aspectos positivos y negativos. Entre los primeros, la posibilidad de separar el ambiente de casetas del de atracciones, de forma que se pueda evitar el tránsito de menores por zonas poco recomendables para ellos.

Sin embargo, tiene defectos bastante grandes en cuanto a construcción. En primer lugar, es ovalado, lo que hace que aunque la superficie no sea muy grande, recorrerlo sí requiera de un trayecto bastante largo.

Actual ferial de Caya. FUENTE: Google Maps.

La portada del ferial, uno de los mayores logros, actualmente ya no parece una puerta a ningún sitio, pues la proliferación de puestos delante de la misma ha hecho que quede en mitad del recinto.

El tránsito de vehículos es incómodo, puesto que te ves obligado, quieras o no, a dar la vuelta con el coche a todo el recinto, y además, por una calle de un solo carril, lo que ocasiona grandes atascos de tráfico a determinadas horas.

Otro de los defectos en cuanto al tráfico se debe a los accesos. Aunque se puede llegar por dos sitios diferentes al ferial (tres si contamos el camino por donde acceden SOLAMENTE autobuses y taxis), al final todos los coches confluyen en la misma rotonda y en la misma entrada, lo que acarrea la formación de un embudo. No exagero si digo que algunos años, en días "gordos", he tardado más de dos horas y media en llegar al ferial.

Habría que pensar en alternativas para solucionar esto. Yo os propongo una, aunque como digo, seguramente tendrá muchos errores y defectos, y será muy mejorable.

Propuesta para la mejora del Ferial de Caya

5. Otras propuestas

Se me ocurren otras medidas que se pueden adoptar para lograr atraer más gente cada año al ferial, como el uso de una parte del terreno para casetas privadas, incentivos a los bares y pubs del Casco Antiguo para instalarse en el ferial los días de fiesta, mejora de los servicios en el ferial, tapas en las casetas de Caya (con una posible feria de la tapa incluso),...

Como siempre, agradeceré todas aquellas ideas y opiniones que podáis aportar sobre este tema. Mi intención, por supuesto, no es la de hacer una crítica destructiva (jamás lo hago respecto a Badajoz), sino aportar mi granito de arena para mejorar aquello que, siendo bueno, puede optar a la excelencia.


Sígueme en Twitter: @JACasablanca

martes, 25 de junio de 2013

Soy de #Badajoz, la mejor ciudad del mundo

No sé vosotros, pero yo estoy harto de escuchar, incluso -y sobre todo- en boca de los propios pacenses, que Badajoz es una ciudad fea, pero con muy buenas fiestas. Esta afirmación, propia de una sociedad servil e inmóvil, me parece sumamente injusta, a tenor de lo que llevo experimentado en los últimos años.

Quizá sea por los achaques de la historia, o porque nos lo han ido inculcando desde que nacemos, pero debo reconocer que hay un pesimismo reinante y constante en el corazón de todos los habitantes de esta ciudad.

De nuestra forma de pensar, y sobre todo, de lo que transmitimos y cómo lo transmitimos al mundo, depende en gran medida todo lo que nos pasa y de lo que tanto nos lamentamos. 

Por ello, quiero hacer un llamamiento a todos los badajocenses. Es hora de tomar conciencia social de lo importante que es transmitir un mundo mejor que el que tenemos, para comenzar a creerlo y que, poco a poco, ese mundo mejor se vaya haciendo realidad. Y para ello, nada mejor que desmitificar ciertas afirmaciones.


Badajoz no es fea

Claro que no lo es. Y no lo digo yo, me avalan  las personas que, empujadas y convencidas por mi o por conocidos míos, se atrevieron a venir a visitarnos y se fueron encantados de descubrir una ciudad desconocida para ellos y de la cual tenían una opinión bien diferente.

Badajoz hay que saber leerla entre líneas. Si alguien viene buscando un Casco Histórico estilo parque temático medieval, ¡lo lleva claro!. Puede que nuestra alcazaba no sea la Alhambra de Granada, ni nuestra catedral se parezca a la de Burgos, ni Puerta de Palmas a la Puerta de Bisagra de Toledo,... Pero tenemos un poco de todo, y de todas las épocas. Poco, sí, pero eso solamente es debido a la importancia histórica de nuestra ciudad, la cual ha sufrido tantas guerras, batallas y asedios, que sólo unos cuantos monumentos han llegado intactos hasta nuestros días.


Badajoz cuenta con preciosos rincones, como la calle Soto Mancera

Dejemos de lamentarnos por lo que no tenemos, comencemos a valorar y cuidar lo que sí nos ha quedado (empezando por nuestras autoridades, que tantas veces infravaloran nuestro patrimonio) y sintámonos orgullosos del peso histórico de nuestra ciudad en el conjunto de la Historia de España, en la que Badajoz, desde su fundación, ha tenido un papel principal.


Badajoz tiene muy buenas fiestas

Esa afirmación es cierta. Muy buenas, muy abundantes, y culturales muchas de ellas, todo hay que decirlo. No ha terminado Navidad y ya estamos inmersos en nuestra fiesta gigante: Los Carnavales. Pero es que, tras ellos, y cuando aún hay desfiles y actuaciones, éstas se entremezclan con pasos de Semana Santa, que se une a San José y las fiestas del Casco Antiguo, la Feria de la Tapa, la Romería de Botoa, los Palomos, el Carnaval de Verano, la Feria de San Juan, La Noche en Blanco, Al-Mossassa, Mira el Guadiana, ...


Los carnavales de Badajoz son Fiesta de Interés Turístico Nacional,
y se cuentan entre los mejores de España

Prácticamente, podemos afirmar que al menos tenemos un evento festivo/cultural al mes, aunque lo normal es que se junten varios seguidos.

Fiestas religiosas, deportivas, culturales, paganas,... ¡da igual! La ciudad entera acude en masa al evento, independientemente de creencias, ideologías o pensamientos. Badajoz se une en torno a lo social.


Una ciudad viva

Al hilo del punto anterior, hemos de reconocer que Badajoz no para. He vivido en varias ciudades (tampoco en demasiadas) en las que entre evento y evento hay un largo vacío. Aquí no.

Mires a donde mires, siempre hay actos y eventos para todos. Congresos, ferias de exposiciones (IFEBA funciona, y muy bien), eventos y festivales culturales (de cine, teatro, de bailes, música, etc.), conciertos, actuaciones,... A pesar de ser una ciudad pequeña en cuanto al número de habitantes, podemos presumir de tener una agenda repleta de acontecimientos que nos hacen vivir en una ciudad que vive en constante movimiento, y en la que es posible no aburrirse nunca.


El arraigo a la tierra se nota en los
festivales culturales de la ciudad

La ciudad plural y solidaria

También podemos presumir de esto. Si un político mete la pata, ahí está la ciudad -los ciudadanos- para hacer de ese error todo un acierto, para darle la vuelta a la tortilla y enmendar los errores de quienes nos representan.

El ejemplo más reciente lo tenemos con el tema de los Palomos, una fiesta que año tras año congrega a un mayor número de personas en apoyo al colectivo de gays, lesbianas, bisexuales y transexuales.

Pero no es la única: tenemos decenas de eventos solidarios, maratones, carreras, certámenes, festivales, la gymkana "Dando Color", el Festibal Ibérico de Cine Gay, etc. También podemos presumir de esto.


Ciudadanos comprometidos con nuestra ciudad

Aunque no guste a determinadas personas acomodadas de nuestra ciudad, Badajoz no se doblega a la voluntad de nuestros políticos, sean del color que sea. Somos capaces de reconocer el trabajo bien hecho, y de acreditarlo en las urnas, como debe hacerse en una democracia.

Pero también somos capaces de alzar la voz, incluso en contra de aquellos a quienes hemos votado, por las injusticias o las meteduras de pata que tienen lugar con respecto a Badajoz.

Fruto de ese inconformismo, y de ese compromiso ciudadano, tenemos diferentes asociaciones y colectivos que, de forma absolutamente desinteresada, velan por el bien de la ciudad y sirven de contra punto a las decisiones de los políticos y administradores.

No obstante, nuestra mayor fiesta (tengo que hacer de nuevo mención a ella) es nuestro carnaval, que como todos sabemos, tiene uno de sus pilares en la crítica social.

En de obligación mencionar también lo logrado con el Club Deportivo Badajoz. Pocas ciudades pueden presumir de que sus ciudadanos, tras la desaparición de uno de los equipos más antiguos de España, hayan sido los artífices de su refundación, logrando hacer aún más grande su historia, sin ayuda económica de nadie, solamente con trabajo y tesón. Fruto de ese trabajo, hoy podemos todos los aficionados seguir disfrutando de un equipo que nos representa, el Club Deportivo Badajoz 1905.



Una tierra de futuro y oportunidades

Esto lo podemos ver fácilmente en la actualidad. A pesar de la grandísima crisis que nos invade desde hace varios años ya, Badajoz sigue siendo el motor económico de toda la región.

En plena recesión, hemos visto muchos e importantes proyectos ver la luz, como el centro comercial El Faro, la próxima tienda Decathlon, el nuevo parque empresarial de Ronda Norte, la torre Siglo XXI de Caja de Badajoz, etc.


Un lugar para vivir

Pocas ciudades de España pueden presumir de ser un lugar en el que se viva tan bien. La clave está en ser una ciudad pequeña. Disponemos de todo tipo de servicios, pero sin el agobio de las grandes ciudades, y los pacenses sabemos valorarlo.

Tenemos espacios abiertos, grandes parques que hacen ser una de las ciudades con mejor calidad ambiental de España. Además, Badajoz goza de un tráfico fluido (los que hayáis vivido en otras ciudades similares en tamaño, por comparación, podréis corroborarlo) en cuanto a la conducción de automóviles, pero también es una ciudad en la que la gente disfruta de la bicicleta, gracias en gran medida a la orografía del terreno y a las excelentes condiciones climatológicas. Además, al ser una ciudad no muy extensa, todo está al alcance y se puede llegar andando a casi todos sitios.


Badajoz cuenta con numerosos espacios de ocio. El río Guadiana,
tras las obras, será uno de los más importantes

Pero además, Badajoz cuenta con grandes espacios abiertos para uso y disfrute de los ciudadanos, como los alrededores del río Guadiana (que actualmente se encuentran en fase de mejora y que están cambiando la imagen de la ciudad para bien), los jardines de la Alcazaba, el parque del arroyo Rivillas, Castelar, los parques de San Fernando, Valdepasillas, Pardaleras, San Roque,...

Hay espacios de ocio (teatros, salas de concierto, cines, bares, pubs y discotecas, tanto de verano como de invierno, tiendas y centros comerciales...), múltiples espacios deportivos públicos, buenos restaurantes y bares de tapas,... todo cuando una gran ciudad necesita.


Por eso quiero hacer un especial llamamiento a todos los pacenses. Es hora de sentirnos orgullosos de todo lo que tenemos, y más aún, de saber contarlo a la gente. Es hora de que los medios de comunicación empiecen a cambiar su mentalidad, y no usen cualquier titular sensacionalista con la finalidad de vender más, sino que piensen en el daño o beneficio que pueden causar a la ciudad y a los que en ella habitamos. Es hora de que nuestros políticos se empapen de este ambiente y sepan exportarlo desde sus posiciones.

En definitiva, TODOS tenemos la responsabilidad de hacer de Badajoz una ciudad mejor, y la forma de conseguirlo es la de empezar a creernos que, ciertamente, vivimos en la mejor ciudad del mundo.

Sígueme en Twitter: @JACasablanca

viernes, 21 de junio de 2013

Retomando una afición: Serie de dibujos de #Badajoz

Fue a finales de abril cuando, una tarde de aburrimiento, decidí retomar el dibujo. Muchos de mis amigos y compañeros desconocen esta faceta mía, pero desde pequeño he disfrutado garabateando todo.

Ya en el colegio, mi habilidad con el lápiz y mi gran paciencia me llevaron a ganar algunos concursos de dibujo, y también a más de una bronca por no atender en clase.

En el instituto seguía dibujando, pero me limitaba casi exclusivamente a cómics y personajes de animación (tipo Bola de Dragón), que dibujaba  imaginando historias junto a mi amigo Joaquín.

Sin embargo, y aunque los primeros años de universidad hice mis pinitos (dibujos de la Peña El Güebón, cómics junto a mi amigo Dani Larrey y carteles anunciadores de las fiestas de mi pueblo), fui abandonando el dibujo poco a poco, hasta dejarlo por completo.

Vaya por delante decir que jamás he recibido una clase de dibujo ni pintura, y que desconozco cualquier tipo de técnica. Mis nociones sobre la perspectiva, el sombreado... son, sencillamente, inexistentes.

Lo mío es dibujar a ojo. Cojo un lápiz, me pongo frente a un paisaje o una fotografía, y con paciencia, voy dibujado hasta obtener el resultado final.

Así pues, decidí retomar el dibujo para hacer una serie dedicada a Badajoz, sus plazas y monumentos, y tener así algo personal que regalar, o con que adornar mi casa.

Ayer, dibujé la Puerta de Palmas mientras lo iba fotografiando y subiendo las fotos a Twitter, y pensé en dedicar una nueva entrada en mi blog a ello. Este fue el resultado:


Primero, varios trazos a lápiz y borrado de los mismos para ir distribuyendo el dibujo por la cartulina. Ya digo que no tengo ni idea de medidas, y puesto que dibujaba desde una foto en la pantalla del ordenador, me toca hacer varios trazos hasta centrarlo y asegurarme que quedará proporcional.


Aunque la lógica me dice que lo primero es hacer un boceto del dibujo completo y luego perfeccionarlo, soy incapaz de seguirla, y me entretengo en los detalles cuando me parece.


Así continúo el dibujo hasta completarlo. Aunque parezca increíble, lo que más me costó dibujar no fueron los detalles centrales de la balconada, sino la torre de la derecha. Imposible cogerle la medida, aunque al final no me quedó tan mal.


Una vez finalizado el dibujo, y cuando el resultado me convence, comienzo a re-dibujarlo a tinta. Esta vez usé los Steadler Pigment Liner 308, de los grosores 0,2, 0,4 y 0,8. Casi todo está dibujado con el 0,2, y los más gruesos los uso casi exclusivamente para el sombreado. Sé que no son los mejores bolígrafos que hay para esto, pero sí de los más baratos. Y así, llego al resultado final:

Otros dibujos que he hecho de esta serie son la Plaza Alta y la Plaza de España:




Si logro seguir con la afición, tengo en mente dibujar otros muchos monumentos de la ciudad, incluidos edificios modernos, o campos de fútbol, y seguir con otros edificios y monumentos de Extremadura. Espero que os gusten.


Sígueme en Twitter: @JACasablanca

miércoles, 19 de junio de 2013

Sobre el futuro del Hospital Provincial (y II)

Ayer me dediqué a examinar la situación del Hospital Provincial y las causas por las que hemos llegado hasta el punto en que nos encontramos. Hoy quiero analizar las diferentes propuestas presentadas y mirar al futuro con optimismo, pues tenemos ante nosotros disponible un gran edificio, y emblemático además, que podremos usar para darle utilidad, y al que, como veremos, no le faltan "novias". No obstante, muchos colectivos en la ciudad están abogando por buscar una solución que sirva para volver a darle utilidad a este edificio, y que erradique finalmente los robos y actos vandálicos que sobre el mismo se están cometiendo.

Palacio de Justicia

Una de las primeras ideas, aportada por el Colegio de Abogados, fue destinarlo a Palacio de Justicia. Los juzgados actuales, en la Avenida de Colón, se encuentran saturados en exceso, y por tal motivo hace ya muchos años se propuso la construcción de juzgados nuevos en Ronda Norte. Mientras veíamos como se hacían en localidades como Cáceres, Olivenza o Zafra, Badajoz nuevamente era tratada como la marginada del grupo, y el proyecto de Ciudad de la Justicia quedaba en stand-by de forma indefinida.

La Ronda Norte espera ansiosa la Ciudad de la Justicia
FOTO: viajeroandaluz

No obstante, la idea de los abogados no se me antoja nada buena. En primer lugar, no soluciona el problema de la saturación, ya que el espacio no es muy diferente. Si lo que se pretende es tener dos edificios separados destinados a justicia, además, perderemos en eficiencia. En segundo lugar, el desarrollo como barrio de Ronda Norte depende de este proyecto fundamentalmente, y aunque no me gusta la idea de sacar organismos del centro de la ciudad, quienes ya han comprado en Ronda Norte lo han hecho en espera de un proyecto que se les ha prometido y aprobado, y que no acaba por llegar nunca. Sería traicionar a estos ciudadanos.

Ayuntamiento

Ya os digo que al Hospital de San Sebastian no le faltan novias. El Ayuntamiento propuso mudar a este edificio todo el consistorio, para tenerlo centralizado en un único edificio y ganar en eficiencia. Seguro que trasladar el Ayuntamiento ayudaría en esta labor, pero hay que valorar qué se puede ganar con este cambio, pues que me da la sensación de que hay mucho más que perder.

Con este traslado se abandonarían muchos edificios situados en el Casco Antiguo, volviendo a situaciones del pasado de desolación que no queremos repetir. El centro histórico de Badajoz aún no está preparado para caminar solo, y necesita de organismos y edificios que aporten valor los días de diario gracias a los trabajadores que allí acuden.

Si hablamos de eficiencia económica, lo que ganase el Ayuntamiento con la centralización, lo perdería por mantenimiento de edificios vacíos, difíciles de vender o alquilar, más en los tiempos que corren.

Facultad de Medicina

Esta es la idea por la que apuesta el Diario HOY, entre otros. El edificio que actualmente alberga la Facultad de Medicina se encuentra en un estado de deterioro bastante palpable tras muchos años de uso. Llevar la facultad al antiguo hospital supondría darles un nuevo edificio y, además, llevar más vida al centro de Badajoz.

Medicina pide a gritos una nueva facultad

Por el contrario, esta decisión supondría descentralizar un campus en el que se está invirtiendo constantemente para justamente lo contrario. Además, llevaría a la renuncia de una nueva facultad, ya proyectada y aprobada, que albergaría no solo a estos estudiantes, sino también a los de Fisioterapia y Enfermería, tanto los de la Facultad como los del Infanta Cristina. Sin olvidar con el error que creo supone llevarse a estos estudiantes de un lugar cercano al Hospital donde efectúan sus prácticas.

Escuela Oficial de Idiomas

La EOI en Badajoz está hipersaturada, como denunciaba hace dos días (una vez más) la Asociación Cívica Ciudad de Badajoz. Para cada idioma de los que se estudian entran menos de la mitad de los alumnos que lo solicitan, y esto, año tras año, puede llegar a ser muy frustrante para quien quiere estudiar un idioma de manera oficial.

Mientras en Mérida se invierte en una nueva escuela de idiomas, en Badajoz la que hay lleva décadas confinada en un escaso espacio, dentro del Palacio de Godoy, edificio compartido además con la Escuela de Bellas Artes y Oficios.


El Palacio de Godoy alberga la EOI y Bellas Artes. FOTO: ACCB

Tal vez el Hospital Provincial podría suponer una buena salida a esta saturación. Sin embargo, no hay que perder de vista que el hospital es, quizá, demasiado grande para este fin, y debería ser compartido con otros usos.

Centro Médico para enfermos crónicos

Esta es la propuesta que formuló Izquierda Unida el pasado mes de noviembre. La idea la recuperaba de una que tuvieron ya hace unos diez años, y que pretendía seguir dando un uso médico al edificio, aunque esta vez destinado a otro tipo de enfermos.

En mi opinión, esta idea es de las peores que se han formulado. Este tipo de enfermos necesitan de centros aislados del ruido y de las molestias de un centro urbano, condiciones que no cumple el Hospital Provincial, y que fueron algunas de las causas por las que desapareció el mismo. Además, no aportaría vida ni valor al Centro Histórico, por lo que directamente esta idea la descartaría rotundamente.

Otras alternativas

Desde distintas asociaciones y colectivos se están organizando mesas de debate para lograr presentar diferentes alternativas y lograr un consenso social para dotar a este edificio de un uso útil para la ciudadanía.

Residencia universitaria, centro de ocio y cultura, centro compartido por varias administraciones, organismos, etc. Son otras propuestas que se han venido escuchando últimamente.

Conclusiones

Sea lo que sea para lo que se destine este edificio, lo importante es que se cumplan las siguientes premisas:

- Que no cause un mal mayor intentando solucionar otro.
- Que aporte valor y vida al Casco Antiguo y al centro de la ciudad.
- Que sea algo útil de verdad, de forma que el gasto esté justificado.
- Que se sea lo más respetuoso posible con el edificio y el entorno.

No obstante, se va a seguir hablando mucho de este tema, por lo que estaré encantado de que hagáis vuestros comentarios y aportaciones al respecto.

Por mi parte, lamento mucho que el Parador no haya salido adelante, pues de todos los proyectos presentados, es el único que de verdad me gustaba.

Sígueme en Twitter: @JACasablanca

martes, 18 de junio de 2013

Sobre el futuro del Hospital Provincial I

Antes de comenzar con esta entrada, quiero dejar dicho de antemano que este tema me resulta tremendamente complejo, tanto a la hora de decidir sobre el mismo, como de resumir todo lo acontecido referente a este emblemático edificio de Badajoz. Por ello, he decidido dividir esta entrada en dos, empezando por los antecedentes, y continuando por las alternativas de futuro. Primero, la parte fea.

Cuando desapareció el Hospital Provincial, el edificio quedó vacío en espera de una nueva utilidad que jamás imaginó nadie que acabaría siendo un problema difícil de resolver y eternizado en el tiempo.

Hospital Provincial de Badajoz, proyecto no consumado de Parador Nacional de Turismo. FUENTE: SkyscraperCity.com


Todo comenzó en el año 2004, en el que, tras una visita a Mérida del entonces presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, se promete de un plan especial de empleo para Extremadura (llamado "Plan Extremadura") entre las que figuraba la rehabilitación del antiguo Hospital de San Sebastian para convertirlo en un Parador Nacional.

El 29 de septiembre de 2006 la Diputación de Badajoz, entonces titular del edificio, aprueba su cesión al Ministerio de Industria, y así comienzan los trámites para que Turespaña (organismo autónomo dependiente de la Secretaría General de Turismo) pusiese en funcionamiento en Badajoz un nuevo parador.

Por desgracia, Extremadura no es una comunidad que tenga por costumbre la extorsión hacia el Gobierno Central, y Badajoz, dentro de nuestra región, puede considerarse de las localidades menos agraciadas a lo largo de los años de nuestra corta democracia. Así las cosas, la lentísima e inútil maquinaria administrativa ralentizan el proyecto hasta el punto de pararlo, y esto en años en los que aún la crisis no la veía venir ni Manuel Pizarro (por entonces presidente de Endesa).


Zapatero prometió un Parador Nacional en Badajoz
dentro del incumplido "Plan Extremadura"

Si las cosas que se suelen prometer en Badajoz en vísperas de elecciones tienen bajos porcentajes de cumplimiento, el supuesto Parador no iba a ser menos. Llega la crisis y, tras la misma, la paralización de los grandes proyectos a nivel nacional. ¿De todos? No, claro que no, qué cosas tengo... algunas regiones seguían (y siguen) actuando como si con ellas no fuera, a costa del erario de todos los pobres españolitos.

El hecho cierto es que cuando Zapatero llega a La Moncloa, se encuentra con una Red de Paradores Nacionales con 20 millones de Euros de beneficios que, años más tarde, acaba tornándose en pérdidas de 35 millones, en palabras del actual ministro de Industria, José Manuel Soria.

Con la llegada del PP al gobierno, la gran oleada de recortes y la cancelación de proyectos, el de Parador Nacional en Badajoz queda cancelado por completo, y Turespaña devuelve la titularidad a la Diputación de Badajoz. Por esta devolución, el organismo provincial tendría derecho a una compensación económica por incumplimiento y por el tiempo en que el edificio ha estado cayéndose a cachos sin que nadie hicise nada. ¿Habéis visto esa compensación? Tranquilos, no estáis ciegos. Lo que pasa es que jamás ha llegado (ni llegará, añado).


José Manuel Soria, actual ministro de Turismo, reconoce pérdidas
en la Red Nacional de Paradores. FUENTE: ElComercio.es FOTO: EFE

Mientras tanto, las cornisas del histórico edificio se caen, el interior del hospital va quedando en ruinas y, por si fuera poco, se suceden oleadas de robos constantes (incluso por los mismos, a los que pillan, ponen en libertad, y los vuelven a pillar robando en el mismo sitio) y el que antaño fuera uno de los proyectos más ilusionantes e importantes de Badajoz acaba por convertirse, y nunca mejor dicho, en un cuartel robado, digno de Kosovo en los años de guerra.

¿Y qué hacen mientras tanto las instituciones y asociaciones? Respuesta sencilla pero insatisfactoria. Se marea la perdiz con supuestos usos y repartos -¡me lo pido!- poco consecuentes con la situación económica actual, poco fundamentados en necesidades reales, y sin apenas expectativas de futuro. Y mientras tanto... nos vamos quedando sin uno de los edificios más importantes de la ciudad. Como para llamar a la población pacense al suicidio colectivo, ¡vamos!


Fotografía nocturna del emblemático Hospital de San Sebastián.


Sígueme en Twitter: @JACasablanca

jueves, 13 de junio de 2013

Lugares desconocidos II

Para la futura sección de lugares desconocidos o peculiares de Badajoz, Víctor Flores me manda la foto que os dejo. ¿Sabríais decir en qué lugar se encuentra este paraje?



Sígueme en Twitter: @JACasablanca

lunes, 10 de junio de 2013

Lugares desconocidos

Tengo intención de, una vez tenga suficientes entradas en el blog, estructurarlo por secciones. Entre las que se me ocurran, seguro habrá una dedicada a rincones de Badajoz "peculiares" o desconocidos por el público en general.

Pero mientras, en espera de tener esa sección, dejaré un anticipo de lo que será. ¿Sabríais decir en qué lugar de la ciudad se encuentra este bello y peculiar paraje?




Sígueme en Twitter: @JACasablanca

viernes, 7 de junio de 2013

De un desastre, una excelente oportunidad

Hoy publican algunos medios locales, como el Diario HOY, la noticia del abandono de los vecinos de un edificio en la calle Rivillas por riesgo de derrumbe. No es mi intención ahondar en los responsables de tal situación, si es que los hay.

Sin embargo, y viendo que los vecinos se niegan a reparar el edificio, no quiero dejar pasar la ocasión de instar a las autoridades municipales, regionales, y las que correspondan para que, si el edificio es insalvable como parece, practiquen su demolición y dejen libre de edificaciones ese entorno.

Durante muchos años, como comentaba en mi post de ayer, las edificaciones en Badajoz se han hecho junto a la muralla, dentro de la misma (en sus baluartes) o incluso tirándola para construir (Avenida de Europa sobre lo que fue el Baluarte de San Juan).

Es hora de cambiar esa mentalidad. Tenemos que instar a nuestras autoridades, desde la razón que nos aporta el peso de la historia y la importancia del denostado patrimonio de la ciudad, a ser respetuosos con el entorno amurallado. Este respeto no solo consiste en adecentar las murallas y conservarlas, que también (a pesar de que como sabemos, se hace poco y mal), sino en lograr que los elementos defensivos de la ciudad sean comprensibles e interpretables por los turistas y usuarios que quieran disfrutar de Badajoz.

Es difícil entender la dificultad que encontraría un soldado en la Guerra de la Independencia para tomar la ciudad si solamente vemos un muro agujereado. Si, por el contrario, pudiésemos observar los baluartes en todo su esplendor desde el centro de la cortina (muralla entre dos baluartes), si pudiésemos ver los caminos cubiertos que usaban los defensores para moverse sin ser alcanzados por el fuego enemigo, si se conservasen revellines, fuertes, glacis, etc. podríamos entender mucho mejor el suplicio por el que pasarían los soldados franceses en la toma de Badajoz, y posteriormente los ingleses (y demás ejércitos que participaron).

Entenderíamos así lo frustrante de una lucha tan desigual y tan compleja, y quizá entonces comprendiésemos el odio que los soldados extranjeros llegaban a tener por una ciudad que les negaba una y otra vez la entrada.


Vista aérea (Google Maps) del entorno de la calle Rivillas.


Posiblemente también entonces encontraríamos un gran motivo por el que sacar pecho, a sabiendas de que Badajoz fue una ciudad que sufrió como ninguna para defender todo un país del ataque de intrusos extranjeros, y que no solo lo hizo con valentía, sino con épica e infinidad de momentos narrados en la historia a través de los soldados que participaron en las numerosas contiendas.

Badajoz es una grandiosa ciudad. Tenemos que creerlo porque es así, aunque el estado en que se encuentra no nos lo muestre. Precisamente por eso, ocasiones como la que se nos brinda ahora con ese edificio deben ser aprovechadas, más si se trata de un enclave como éste, histórico, lugar ante el que se apostaban miles de soldados ingleses con la fe puesta en que la muralla entorno al Baluarte de la Trinidad cayera para así poder liberar la ciudad de los franceses.

Lamento profundamente que esas familias puedan perder sus casas después de tanto tiempo, pero si así lo han decidido, estaría bien que se les ayudase a encontrar un nuevo hogar y, por supuesto, que Badajoz hiciese uso de esos terrenos para dejarlos de nuevo libres de edificaciones, y salvando trocitos de nuestra historia, en la medida de lo posible. Aún no es demasiado tarde.


Sígueme en Twitter: @JACasablanca

jueves, 6 de junio de 2013

#Badajoz, la ciudad que no puede ser Patrimonio de la Humanidad

No tengo otra forma de titular esta entrada. Nos lo hicieron creer, y todavía hay algunos ilusos que piensan que es posible, que aún queda mucho por hacer, cierto, pero que cada vez Badajoz está más bonita y cada vez cuenta con más monumentos rehabilitados.

Da igual. Con mucho dolor de mi corazón, no queda más remedio que asumir que llegar a que la UNESCO nos acredite como ciudad Patrimonio de la Humanidad es, sencillamente, imposible. ¿Cómo yo, amante de la ciudad, puedo decir algo semejante? Aquí las claves:

1. Las guerras han hecho mucho daño

Las guerras siempre son dolorosas, de eso no cabe duda. Pero Badajoz, siendo ciudad fronteriza, ha sufrido demasiadas guerras a lo largo de su historia, lo que ha supuesto la destrucción de la ciudad en incontables ocasiones, produciendo daños irreparables a lo largo de la historia. A pesar de todo ello, Badajoz, precisamente por esto, cuenta con una historia insuperable por la mayoría de las ciudades españolas, habiendo sido durante siglos una ciudad clave en las guerras de España.


Panorámica de Badajoz, ciudad fronteriza y fortaleza defensiva

Pero es cierto que Badajoz no es la única ciudad fronteriza. Otras hay alrededor nuestra que han sabido conservarse. De hecho, Elvas, a escasos kilómetros de la ciudad, ha recibido el reconocimiento de la UNESCO recientemente. ¿Por qué ellos sí y nosotros no?

2. Las fatales decisiones de las autoridades

Estas se repiten una y otra vez durante décadas. Badajoz, como ciudad fronteriza, siempre ha sido un bastión militar. Es comprensible que muchos de sus monumento, iglesias y demás fuesen derruidos con el paso de las guerras. Lo que no es tan comprensible es que las construcciones militares lo hayan sido también, y esto se debe única y exclusivamente a las malas decisiones que desde ayuntamiento, gobierno de la nación y, de treinta años para acá, gobierno extremeño, han tomado sobre nuestro patrimonio, y lo peor, siguen por el mismo sendero.


La Torre de Espantaperros estuvo a punto de ser demolida, y paradojas del destino, fueron los errores y el mal funcionamiento de la administración los que la salvaron

Los cuarteles (Menacho, La Bomba, etc.), el baluarte de San Juan, las atalayas árabes, casas antiguas, revellines, glacis, el Fuerte de Pardaleras, tramos enteros de muralla, contraescarpas y caminos cubiertos... todo ello derribado sin compasión en pro del supuesto crecimiento de una ciudad que, de no haber actuado impunemente contra su patrimonio, seguramente, habría crecido mucho más.

3. El dinero se reparte, pero a Badajoz solo migajas

Así ha sido siempre, y así sigue siendo, aunque parezca mentira. Si en Badajoz cuantificásemos la deuda histórica y la escribiésemos en un papel, nos destrozaríamos la muñeca escribiendo números.

Ejemplos tenemos muchos. La catedral, por ejemplo, es simple no solamente por construirse como si fuese una fortaleza, sino porque nunca había dinero, y se iba haciendo con lo que aportaban las familias más acaudaladas de la ciudad. Como Badajoz nunca ha sido una ciudad excesivamente expléndida, eso queda reflejado en su patrimonio.

Peor aún es lo que se hace actualmente. Si alguien propone algo para hacer, rehabilitar, reconstruir, etc. en Badajoz, es casi imposible que se lleve a cabo, y si por casualidad sale adelante, lo hace bajo dos premisas: tarde y mal.


El hospital de San Sebastián debería ser un parador, pero por
incumplimiento del gobierno, se cae a pedazos tras años sin uso.

La obra de rehabilitación de la alcazaba, como explicaba en el post de ayer, se ha ejecutado tan tarde, que parte de la misma se ha caído antes de que se interviniese. Las obras de ajardinamiento de la margen derecha del Guadiana, el Fuerte de San Cristóbal, el revellín de San Roque... todo tarde y sin apenas dinero. Y eso, donde llega el dinero. Ya digo que, lo normal, es que ni llegue.

4. Lo que se hace mal, siempre lleva sello de identidad

No hay mucho más que decir sobre esto. No sé si se deberá a cadenas de favores, a la casualidad, a una especial conjugación de los astros o alineación planetaria, a que los arquitectos que tenemos en la ciudad (y allegados) sean los mejores del mundo, o a otras causas más oscuras. Lo que está claro es que casi todo lo que se toca en Badajoz lleva el sello de los mismos, y no suele hacerse excesivamente bien que digamos.

Ya nos hemos cargado el baluarte de San Roque edificando un Palacio de Congresos que, siendo una referencia de la arquitectura moderna en todo el mundo, altera uno de los elementos defensivos de la ciudad, destacando por encima de esto, y haciendo que lo importante allí sea la construcción moderna, y no la muralla que llevaba unos 300 años aguantando metralla y balas de cañón.


Hornabeque del Puente de Palmas,
ejemplo de rehabilitación bien hecha
Lo que se está haciendo con el Fuerte de San Cristóbal pinta igual o peor. Cierto es que era un monumento abandonado -¿de quién será la culpa?- y que se han rehabilitado perfectamente sus elementos defensivos. Pero no es menos cierto que se intenta adaptar el monumento al uso que se le quiere dar, usando materiales modernos en su interior, cuando lo normal es que fuese al contrario, que se adaptase el uso al monumento.

Los ejemplos son innumerables: el cubo de la Alcazaba, la fachada de acero corten del Museo de Bellas Artes, la reforma del Puente de Palmas -desaparición de barandillas incluida- y un largo etcétera que pone de mala leche a cualquiera, solo con pensarlo.





5. Los principales culpables, los ciudadanos

Lo siento si a alguien le molesta, pero es así. La falta de sensibilidad de la ciudadanía es la principal causante de todos estos desastres, y de que los mismos pasen impunes a lo largo del tiempo.

Falta concienciación, falta que nos creamos que vivimos en una gran ciudad, falta que nuestros políticos sean sensibles al patrimonio, y todo lo que se haga, sea pensando primero en conservar el patrimonio intacto, falta cultura y conocimientos sobre la importancia de la ciudad en la historia de España y del mundo.


En definitiva, las barbaridades cometidas son prácticamente irreparables, y es poco probable que vayamos a cambiar en el futuro. No obstante, ese cambio, de producirse, no debe venir de mano de los políticos, sino de los ciudadanos. Nosotros somos los responsables de todo lo que aquí se hace, y de lo que vamos a dejarles a las generaciones futuras, y por tanto, nosotros somos los que debemos formar conciencia, difundir conocimientos y luchar por que a Badajoz se le conozca por algo más que por sus fiestas y su comercio.

Sígueme en Twitter: @JACasablanca

miércoles, 5 de junio de 2013

Alcazaba de Badajoz: Aún queda mucho por hacer

Tras la reciente visita de la ministra Ana Pastor, se acordó que tras el verano tenga lugar el comienzo de la segunda fase de rehabilitación de la alcazaba.

Todos hemos podido apreciar el cambio a mejor que ha dado la parte rehabilitada por muchos motivos: se ha vuelto más "visitable" y transitable, ha mejorado su saneamiento, se han descubierto nuevos elementos que estaban ocultos... Algunos de estos, por cierto, se volvieron a enterrar por falta de presupuesto.

La segunda fase es absolutamente necesaria, pues hemos visto en los últimos meses como, por actuar a destiempo, varios muros de la misma han cedido a causa de las lluvias y la vegetación, sufriendo daños incalculables, y que podrían haberse evitado.

Por tanto, la nueva fase de ampliación tendrá que contemplarse en términos de rapidez en la mejora y saneamiento, además de reconstruir los trozos de muro caídos.

Pero no podemos dejar de lado todo el Cerro de la Muela es un yacimiento arqueológico. Y además, añadiría, de los más grandes e importantes de España aún por estudiar.

Durante muchos años, la ciudad de Badajoz se encontraba exclusivamente en el interior de la Alcazaba, por lo que dentro de sus muros habría casas, palacios, iglesias (aun quedan restos de algunas), talleres de artesanos, mezquitas, etc.

Vista de la Alcazaba de Badajoz y Cerro de la Muela desde la Av. Vírgen de Bótoa

Una simple visual de la alcazaba desde fuera nos hace ver como la altura del cerro es mayor que la muralla, cosa ilógica si lo que se pretende con la fortificación es defender lo que hay dentro de la misma. Por ello, existe la seguridad de que dentro del recinto de la alcazaba hay cientos de toneladas de tierra, compactada durante tantos siglos, que posiblemente cubran los restos de lo que sería la ciudad por entonces.

Pero es que, además, lo interesante de este asunto no se limita al interior de los muros de la Alcazaba. Se supone que, en la falda del cerro bajo la puerta del Alpéndiz, se encontraría el barrio de San Salvador, primer barrio extra-muros donde se afincaría la ingente población que llegase a Badajoz a afincarse, extendiéndose desde ahí hasta el Campillo.

Todo esto nos hace ver que el trabajo realizado hasta ahora, aunque importante, es mínimo si lo comparamos con todo lo que queda aún por descubrir. La Alcazaba de Badajoz no necesita de una partida presupuestaria para una segunda fase, sino de partidas constantes durante décadas para lograr poner en valor nuestra historia. El descubrimiento de todo lo que se intuye puede haber enterrado en el cerro supondría dar luz a miles de incógnitas sobre nuestra ciudad, sus pobladores y su historia.

Es responsabilidad de todas las administraciones que este patrimonio salga a la luz, se nos debe a los pacenses, a los extremeños, y a toda la humanidad.

Sígueme en Twitter: @JACasablanca

martes, 4 de junio de 2013

Datos esperanzadores de #paro , pero queda mucho por hacer

Hoy amanecemos con lo que parece ser una buenísima noticia. Aunque no es algo que tenga que ver (o al menos no del todo) con Badajoz, creo que es algo que nos concierne a todos, y me apetecía escribir algo sobre ello. Es cierto que estos datos siempre hay que tomarlos con mucha prudencia, pero no viene mal un poco de ilusión y esperanza.

El paro registra su mejor dato en mayo de la serie histórica, descendiendo en 98.265 desempleados en toda España.

En Extremadura, son 2.129 personas más las que han encontrado un empleo, y aunque como decía antes, estos datos hay que tomarlos con prudencia, lo que verdaderamente importa son esas personas que tendrán un sueldo.

Sin embargo, queda mucho por hacer. No podemos conformarnos con unos datos que, aunque buenos puntualmente, siguen arrojando una cifra de casi cinco millones de parados (más de seis si hacemos caso a la EPA). España necesita reformas estructurales que nos permitan crear empleo de calidad. Esto no se hace de un día para otro, lo que ha sido siempre el problema de este país (gobernar a corto plazo) sino que debe hacerse pensando en el futuro.


Reformas como la de la Educación, universidades, fiscalidad e impuestos, etc. son claves a la hora de cambiar la tendencia en este país y comenzar a ser un referente.

Siguiendo las tesis de Europa hemos conseguido algo bueno, fortalecer nuestro sistema financiero, ir solucionando el problema de la deuda, ganar credibilidad y estabilidad... cosas muy importantes para un país desarrollado que vive en conjunción con los que le rodean.

Pero no es suficiente.

Necesitamos una educación de calidad, que erradique el abandono y el fracaso y logre gente formada. Pero además, necesitamos que cueste mucho menos de lo que cuesta ahora, cosa difícil, pero no imposible. Los datos en este término son cada vez más preocupantes, a pesar de que (si quitamos el último año) el gasto en Educación no ha hecho más que aumentar hasta llegar a ser uno de los sistemas educativos más caros del mundo.

Es hora de que las universidades se adapten a la sociedad, y no al contrario. Se deben ofertar titulaciones de calidad, allí donde sean necesarias, y con un número de plazas que pueda absorber el mercado laboral. De nada nos sirve tener miles y miles de maestros o abogados en paro. No digo que se fuerce que una persona estudie algo que no le gusta, pero sí hay que tener en cuenta que se estudia para trabajar, y sin trabajo en nuestro país, todo lo que invertimos en formación (las universidades cuestan mucho dinero del contribuyente) no repercute luego en beneficios para los ciudadanos, y eso, señores míos, es uno de los mayores despilfarros que tenemos.

Es necesario formar titulados de calidad, y que puedan ser absorbidos por el mercado laboral.

Hay que bajar impuestos. Esto he de remarcarlo en negrita, a pesar de que nos intentan convencer de que se suben o se mantienen altos porque no queda más remedio, lo cierto es que pagamos demasiado en impuestos. Aunque los políticos habitualmente nos comparan con otros países para decir que aquí hay margen de subida, lo cierto es que en un estado con una tasa de desempleo del 25% y con unos sueldos tan bajos, los impuestos que pagamos son una auténtica burrada. ¿Por qué bajarlos? Porque si el dinero está en manos de los ciudadanos, en lugar de las administraciones, podemos gastarlo nosotros en lo que queramos, lo que supone, sin duda, creación de puestos de trabajo y mejora de la economía del país. En manos de los políticos y las administraciones... en fin, creo que no hace falta que lo explique.

Y por supuesto, hay que sanear las administraciones. El gobierno lleva meses y meses prometiendo una reforma de las administraciones que nunca llega. Seguimos teniendo empresas públicas, ayuntamientos, diputaciones y consejerías de tamaño monstruoso, que solamente sirven para que mucha gente viva bien, gracias a su trabajo, pero para que otra mucha viva mal, por la cantidad de trámites, papeles, impresos, procedimientos, etc. que hay que seguir para todo, lo que supone mucho tiempo y dinero perdido para las empresas, que en definitiva, son las que tienen la misión de sacar este país adelante, visto el fracaso de los políticos.

En consecuencia, es momento para la esperanza, pero también para tener las cosas claras, y asumir que, pese a todo, queda muchísimo por hacer, y se está perdiendo demasiado tiempo en el camino.

Y otra cosa para terminar, TODOS, absolutamente todos los ciudadanos, tenemos algo de culpa de lo que pasa en este país. Es hora de que primero asumamos nuestra parte de culpa y cambiemos, para después exigir que los demás hagan lo mismo.


Sígueme en Twitter: @JACasablanca